Para Usted

(Mario Gómez y González)

chayogomezg@hotmail.com

La honestidad no es su principal virtud

La detención, sometimiento y hasta privación ilegal de la libertad del periodista radiofónico Juan Urcola, por parte de elementos de la dirección de seguridad pública en el municipio de Macuspana, pone en evidencia, por enésima vez, que la honestidad no es la característica o principal virtud (no es su fuerte pues, para que me entienda), de los gobiernos emanados de Morena, en el estado de Tabasco.

Vaya, no es la primera vez que el alcalde de Macuspana, la tierra natal del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, nos referimos a Roberto Villalpando, es señalado y denunciado públicamente por actos de corrupción en contra del presupuesto de esta localidad, lo que ha dado paso a una serie de investigaciones periodísticas, que han descubierto, situaciones muy comprometedoras que ensucian (devanan, se dice en Tabasco), la administración pública municipal de quien dirige los destinos del territorio “tumba pato”.

¿Cuál ha sido la respuesta de los gobiernos morenistas cuando se ven descubiertos o pillados en actos de corrupción y deshonestidad?, el autoritarismo y el abuso del poder básicamente; arremeter con todo ante quienes los han descubierto, investigan o pisan los talones; atentar contra sus personas, sus familias y sus bienes, no importando las consecuencias, porque al fin y al cabo, dicen, “llegamos con Andrés Manuel, y atentar contra nosotros, es atentar contra él y el proyecto de la Cuarta Transformación”.

Evidentemente que lo sucedido al periodista Juan Urcola, es un atentado contra el ejercicio de la libertad de expresión y de prensa. Para nadie en Tabasco es un secreto que los 15 ayuntamientos morenistas y sus alcaldes, han sido señalados públicamente, a través de medios de comunicación y las redes sociales, de hacer mal las cosas, en detrimento del desarrollo y bienestar de sus gobernados.

Un dato: nos dicen que en el principal edificio ubicado frente a Plaza de Armas (palacio de gobierno) y la misma “casita azul”, Secretaría de gobierno, ubicada en la esquina de la avenida Méndez y Carranza de esta ciudad capital, no cayó muy bien la acción policiaca ordenada por Roberto Villalpando; es más, no descartan aplicar “la solución “Chonita Silván”; esto es, quitar a Villalpando y poner otro consejo municipal, tal a como sucedió en Jalapa, hace más o menos un mes.

Lo que es evidente, también, es la desesperación que priva en los ayuntamientos emanados del partido vino tinto, porque sus alcaldes respectivos, no han podido con el paquete y la población de cada municipio está que mienta madre en contra de ellos, porque no hay obras sociales; no generación de empleos, ni optimización de los niveles de bienestar y desarrollo; pero eso sí, los negocios y los malos manejos financieros y administrativos, están a la orden del día.

Pero especialmente en Macuspana, porque es la tierra natal del Presidente de la República y donde ya en una ocasión, la población arremetió con insultos, rechiflas, empujones, gritos y jaloneos en contra de Roberto Villalpando; y ante lo cual, Andrés Manuel López Obrador, no pudo hacer nada y, se supone, tomó nota de todo lo que vió e hicieron sus paisanos, en su propia cara.

En Salud obligan ir a los trabajadores y no les dan equipo protector

Pesé a que el contagio de coronavirus o Covid 19, ya se estableció en la oficina central de la Secretaria de Salud de Tabasco, las autoridades siguen obligando a los trabajadores asistir a laborar; desempeñar sus funciones, pero no les proporcionan los implementos, suministros y equipos necesarios para su protección, como son cubre bocas, guantes caretas y gel antibacterial.

Es la queja de numerosos empleados burócratas, quienes manifiestan que en la unidad administrativa a cargo de Manuel Marcué Díaz (mejor conocido como “el Virrey”), en las Subdirecciones de Recursos Financieros; en los Departamentos de Contabilidad, Presupuesto, Glosa, por mencionar algunos, hay muchos trabajadores contagiados.

Desgraciadamente las cosas no terminan ahí; resulta que a los que aún están sanos, no les proporcionan los insumos de protección, por lo que ya están preparando una serie de movilizaciones y manifestaciones públicas, para la semana entrante, en las mismas instalaciones de la Secretaría, en el Centro Administrativo de Tabasco 2000, por lo que harán un enésimo llamado a la titular Silvia Guillermina Roldán Fernández y, de no ser escuchados, al mismísimo gobernador Adán Augusto López Hernández; ya que Manuel Marcué Díaz, “el virrey”, ni los ve, ni los oye. Estaremos pendientes.

Y Para Usted También

** Y mire usted, si las cosas en el sector salud están para llorar, porque al “no hay, no hay”, del suministro de insumos para la protección del personal, ahora hay que agregarle la deficiente calidad de los mismos, lo que viene a empeorar aún más la situación de los trabajadores de la Secretaría, encargada y responsable de cuidar y velar por la salud de los tabasqueñosCarlos Benito López Sánchez, secretario general del sindicato independiente nacional de trabajadores de salud (SINTS), confirmó, hace unas horas que, en efecto, que el personal de hospitales y unidades médicas, están sacando su chamba, pero con insumos y materiales de protección de deficiente calidadde ahí, el evidente y constante miedo de enfermeras, enfermeros, camilleros, laboratoristas, doctores, químicos, personal de limpieza y demás empleados de la Secretaría de salud estatal, ya que los insumos y equipos de protección ante el COVID-19 se dañan con facilidad; siendo precisamente ellos, los que están en el campo de batalla (al frente de la pandemia), por lo que más están expuestos a los contagiosa todo lo anterior, dijo el dirigente sindical, habría que añadirle que hay personal que se han quejado por esa problemática; sin embargo, son amenazados por sus jefes o en las áreas administrativas (otra vez, las miradas se posan sobre la “humanidad” del virrey Manuel Marcué Díaz), con que se harán acreedores a castigos y sanciones, si se niegan a trabajar con esos insumosBuen fin de semana**hasta el lunes Dios mediante.

Deja un comentario

Cerrar menú