Para Usted

(Mario Gómez y González)

chayogomezg@hotmail.com

La Política de la sinrazón

La agresión sufrida por el legislador independiente Carlos Mario Ramos, es una acción que cae en abuso de autoridad, de entrada deja mal parado al Gobernador Adán Augusto López Hernández, quien tras atropellada acción, está obligado a ofrecer una disculpa pública, en primera instancia ante la LXlll Legislatura del H. Congreso del Estado y en particular al legislador antes mencionado.

Hay que señalar que la acción que realizaba el representante popular, justo al momento de su arbitraria detención, era una acción que, en estricto sentido, es responsabilidad el Gobierno Estatal, mismo que ha sido rebasado por diferentes grupos de la sociedad, que están procurando llevar esa ayuda que la población más vulnerable está suplicando.

Con lo anterior, los gobiernos de la bien llamada cuarta transformación en Tabasco (federal, estatal y municipal), están dejando sentir su poder y su fuerza desmedida, debido a que no tienen contrapesos, digamos, institucionales, que les hagan ver sus errores y malas acciones; tienen la piel demasiado sensible a la crítica; son ellos y nada más, “y si no les gusta, pues váyanse a otro lado; pero aquí se chingan”.

De la misma manera, la agresión y atropello cometido en contra del legislador independiente, se circunscribe en el ámbito de mandar un mensaje de amedrentamiento, especialmente en contra del PRI y del PRD (el PAN está demasiado callado), porque no hay que olvidar que en el ámbito federal el PVEM y Morena, son aliados, lo mismo que en Tabasco, pero como Carlos Mario, se les salió, pues había que sentar un precedente.

Evidentemente que Carlos Mario, no debió ser detenido y mucho menos encarcelado y tratado como delincuente (lo esposaron y privaron de su libertad, lo mismo que con algunos de sus colaboradores y simpatizantes). Si de esa forma, trataron a un diputado local, imagínese usted cómo van a tratar a “Juan Pueblo”, (léase y entiéndase, simples mortales como usted y como yo).

Carlos Mario Ramos, no cometió ningún ilícito; pero el gobierno de la sinrazón vio la oportunidad de vengarse del legislador local; mandarle un mensaje intimidatorio a los partidos de oposición, voces críticas y demás actores políticos, sociales y económicos que no comulgan con la forma que tienen de ejercer el poder; ser y hacer gobierno.

Pero, ¿Qué necesidad de abrir un nuevo frente de discusión y descalificaciones entre las autoridades locales y los legisladores; partidos políticos, diversas personas de los sectores públicos, social y privado? Solo ellos, los que ostentan el poder y hacen como que gobiernan, lo saben.

Además, llama la atención, no solamente el desmedido uso de la fuerza pública, sino que para una acción como la que le aplicaron al legislador local, por lo menos la secretaría de gobierno debió estar enterada e informada; sin embargo, por lo visto no fue así; qué bueno, que el titular de seguridad Pública y Protección Ciudadana, Hernán Bermúdez Requena, actuó, más o menos en la inmediatez, porque Carlos Mario, no debió ser esposado y recluido en los separos.

Pero como los vacíos de poder son más que evidentes, porque en la estructura gubernamental cada quien hace lo que se le da su regalada gana, pues no es de extrañarse el que se haya protagonizado una serie de hechos que dejan mal parado al titular del Ejecutivo tabasqueño.

¿Pero, qué necesidad?

Las objetividad de las cosas no se pueden sostener o mantener con utopías o falsas realidades; se acabó la luna de miel y se comienza a despertar del sueño. Cuando el hambre aprieta no le puedes vender un proyecto a la gente.

Abuso de poder, rudeza excesiva, gastar pólvora en infiernitos. Al final fue un juego de inteligencia, donde el legislador salió triunfante; aún, suponiendo, que no era su intención; pero…

El representante popular logró rentabilidad y plusvalía de estos hechos, frente a los ojos de una sociedad como la tabasqueña, que no le tiene confianza a sus autoridades y que aprovecha el menor cabo para tundir, criticar, desaprobar, rechazar, condenar la forma de ostentar el poder y de ser y hacer gobierno.

Quienes lo conocen, coinciden que el ex verde, no es, precisamente una perita en dulce.

Si bien es cierto lo del fuero constitucional, también lo es que en una de las partes de la constitución no se le puede quitar, criticar o reprender a los representantes populares (en este caso el diputado local en mención), por sus dichos, sus acciones o sus críticas; vaya, no pueden ser reprendidos, se insiste.

Y Para Usted TambiénPor lo menos la fracción parlamentaria del PRI en el congreso estatal, condenaron estos actos en contra de Carlos Mario Ramoshizo lo mismo, Dagoberto Lara Sedas, líder estatal del tricolor, quien a nombre del instituto político tricolor exigió una investigación y castigo a los responsables, no sólo de este hecho, sino de otros abusos policiacos en contra de la gente que han ocurrido a lo largo y ancho del estado durante esta emergencia sanitaria** “No queda ninguna duda de que el gobierno quedó rebasado ante la crisis por la que atraviesa el estado y recurre a la represión para acallar las voces de líderes sociales que ponen en evidencia la falta de pericia para atender las demandas de la población, que hoy no sólo muere por coronavirus, sino también de hambre”, puntualizó el dirigente partidistavamos a ver, que van a decir los del PRD y los del PANahh, pero también la fracción de Morena, pues es su compañero diputado en la presente legislaturamucha atención, a lo que va a decir, Beatriz Millánd Pérez, en su calidad de jefa de la bancada y presidenta de la JUCOPOpreparémonos a escuchar a la “Leona Vicario”, de la Calle Independencia número 3 buen fin de semana*hasta el lunes Dios mediante.

Deja un comentario

Cerrar menú