Para Usted

[Mario Gómez y González]

chayogomezg@hotmail.com

UJAT: El Factor Carolina

Es cierto; el proceso de renovación de la Rectoría de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), se mantiene en zona de turbulencias. Los grupos políticos interesados en el bien llamado “Territorio Juchimán”, no ceden terreno y, cada quien por su lado, muestran músculo; sin embargo, lo que, supuestamente ya estaba planchadito a favor de uno de los aspirantes, de repente dieron paso a la aparición de negros nubarrones, que abren y focalizan nuevos campos de batalla. Vayamos.

La fuerte aspirante a dirigir los destinos de la máxima casa de estudios de Tabasco, Miriam Carolina Martínez López, titular de la División Académica de Ciencias de la Salud (DACS), observa como los astros se vienen alineando a su favor de manera paulatina, pero muy concisa; al grado que ya se habla del “factor Carolina”, que bien pudiera descarrilar la llegada a la rectoría, de la carta oficial más fuerte para tal fin, dando paso a que, por segunda ocasión, la UJAT sea dirigida por una mujer.

Y es que Miriam Carolina Martínez López, le está metiendo mucho ruido al proceso sucesorio en la UJAT, debido a su relación personal, histórica y familiar con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que, el primer mandatario de la nación, está perfectamente informado y enterado de todo lo que sucede en la UJAT y sus alrededores; en otras palabras, AMLO no es ajeno a todo esto, por lo que el choque de trenes es evidente.

Por ello, no perdamos de vista y tengamos presente la máxima siguiente; todo lo que produzca, haga o meta ruido en la UJAT, tendrá repercusión en el altiplano del país; en la ciudad de México y concretamente en la plaza de la Constitución o zócalo capitalino. Insistimos, choque de trenes; choque de dos proyectos ideológicos y de formación; la derecha contra la izquierda; el bien contra el mal; los buenos contra los malos; todo ello dentro de la UJAT y con dos personajes; Guillermo Narváez Osorio y Miriam Carolina Martínez López.

Andrés Manuel López Obrador, no es ajeno a la UJAT por dos razones; por Miriam Carolina Martínez López, quien lo tiene al tanto de todo y tiene su conocimiento de su deseo de ser Rectora y, porque la historia nos dice, que el ahora Presidente de México, cultivó una relación de amistad personal y simpatía con un ex rector; con Josué Vera Granados (QEPD).

Fuentes consultadas nos hacen saber que, Josué Vera Granados, fue el Rector de la UJAT que le publicó su primer libro a López Obrador, y dejó proyectado la publicación de un segundo libro del ahora presidente de este país; En tiempos de Josué Vera, colaboraron o trabajaron en la UJAT, gentes cercanas a AMLO, como Jesús “chuy” Falcón (asistente personal de Andrés Manuel); José Ramiro López Obrador y Ramón Bolívar, por citar algunos.

Sin embargo, la llegada de Fernando Rabelo Ruiz de la Peña (QEPD), paró en seco estas acciones, al grado, que esa edición del segundo libro, fue mandada a quemar, cuando AMLO, renuncia a la dirigencia estatal del PRI. En aquellos tiempos, el enfrentamiento entre el oriundo de Macuspana y el ex gobernador Salvador José Neme Castillo (QEPD), propiciaron presiones y despidos; listas negras de cercanos a AMLO.

Precisamente en esos tiempos, Miriam Carolina Martínez López, ya estaba en los afectos de AMLO, pues a través de la Asociación Académica “Jesús Ezequiel de Dios”, se enfrentó a Fernando Rabelo Ruiz de la Peña, denunciando algunas irregularidades, que motivaron que el contralor Jesús Falcón (“falconcito”, oriundo de Jalapa), saliera a decir que, “a la UJAT, no se le podía auditar”.

Es en este contexto, resumiendo, en el que se da el choque de ideologías por la Rectoría de la UJAT; la izquierda, representada por Miriam Carolina, y la “de enfrente” por Guillermo Narváez Osorio, quien no ha renunciado al PRI, por lo que, de llegar el tacotalpense, estaría expuesto a los problemas internos y externos de la UJAT, dejando el manto de protección que tiene en la SETAB; siendo ya vulnerable.

El último bastión que le queda al PRI es precisamente la UJAT; prueba de ellos es que varios de sus ex rectores, aspirantes actuales y ex aspirantes, han sido candidatos y se mantienen en el instituto político tricolor. La lucha por la rectoría de la UJAT, en serio, es en serio. Quitarle la UJAT al grupo que mantiene actualmente el control, es sinónimo de debilitar al PRI y su intensión por reposicionarse en el panorama político estatal; lo saben en Tabasco, lo saben en México.

Y Para Usted También

**La UJAT tiene dos funciones esenciales que cuidar; la calidad educativa y la estabilidad política**¿Cuál ha sido la mejor aportación de la UJAT hacia el gobierno y la sociedad?, su estabilidad y tranquilidad política** A los últimos rectores se les puede calificar de ineficientes o de lo que se quiera, pero de lo único que no se les puedes criticar es de tener control político en la institución; y eso solo lo puede conseguir los que conocen y manejan la institución desde adentro**Si no se quiere tener graves problemas estudiantiles, como no los hay ahora, debe quedar en manos de alguien que la conozca por dentro y por fuera**pero si se encaprichan en poner un amigo o un externo a la institución, que se preparen porque no habrá tranquilidad en el sexenio**sumarán a su lista de problemas el de la universidad, que no tienen ahora**por eso la decisión debe ser bien pensada con el coco y no con el corazón**hasta mañana Dios mediante.  

Deja un comentario

Cerrar menú