Para Usted

[Mario Gómez y González]
chayogomezg@hotmail.com
Más que el tren, el modelo que te arrolló
Más que haber apuntado las placas del tráiler que los atropelló e hizo pedazos, priistas, panistas, verdes, aliancistas, naranjas y perredistas en Tabasco y aún en todo México, deberían ponerse a analizar y estudiar “el modelo” de maquinaria que les hizo “ver su suerte”, en el pasado proceso electoral local y federal, dejándolos casi en estado de indefensión.
Precisamente y ante las voces solaztequistas que, para justificarse y justificar la derrota o hacerla más llevadera, insisten en llevar la pasada elección a los tribunales y judicializarla, El gobernador electo del estado, Adán Augusto López Hernández, sugirió al PRD que pidan ayuda a Ferrocarriles de México para localizar el tren que les pasó encima. Están en su derecho, dijo, pero vio difícil que puedan revertir su triunfo electoral.
Y es que, de acuerdo a los números finales, Adán Augusto, le ganó con casi medio millón de votos de diferencia a su más cercano competidor, el perredista Gerardo Gaudiano Rovirosa; Además, de que Morena obtuvo las 21 diputaciones locales de mayoría relativa, 15 de las 17 alcaldías, las seis diputaciones federales y las dos fórmulas de Senadurías.
En política hay una máxima muy escondida que, palabras más palabras menos, dice que, si el modelo que te arrolló es “caduco o viejo, no debe de preocuparte”; por el contrario, si es modelo actualizado, debes tener cuidado, porque en un abrir y cerrar de ojos “te la puede volver hacer” y ya ni llorar sería bueno.
En cierta ocasión, el delegado político del PRD en Tabasco, Francisco Kuri, decía en una entrevista que MORENA, no era un partido político, sino un comité de campaña; y es en esta tesitura que vale la pena traer a nuestra memoria datos de la historia para entender y comprender lo que es actualmente MORENA; el modelo “híbrido y retro”, que hizo pedazos a tricolores, perredecos, verdes, panaderos y demás.
Primero fue el Partido Nacional Revolucionario (PNR) y luego el Partido Revolucionario Mexicano (PRM); para luego constituirse en lo que hoy es el Partido Revolucionario Institucional (PRI), de donde se deduce que el tricolor, a como ahora también se le llama, nació en el poder y se integró desde el poder.
MORENA fue concebido por Andrés Manuel López Obrador, su líder único y fundador, no como partido político, sino como un movimiento para acceder al poder, cosa que ya logró, luego de los resultados obtenidos en la pasada jornada electoral del 1 de Julio. Ahora el reto que tiene ante sí este movimiento es constituirse en un verdadero partido político, con el objetivo claro y directo de mantenerse en el poder.
Andrés Manuel, en principio “jaló” a todos los jefes y sectores para integrarlos a su movimiento, conformando un todo de dulce, chile y manteca, pero, en fin, el objetivo era en de acceder al poder. Por eso, quienes dicen que MORENA no es más que el viejo PRI, les asiste mucho de verdad, porque morenistas puros, no los hay o son escasos; pero priistas, esos sí, están como mal monte en toda la estructura de MORENA, y los nombres son ya de todos conocidos.
Muy importante; MORENA contó con un elemento más para ganar las elecciones federales y estatales; el hartazgo social, que muchos analistas equiparan al concepto de violencia armada y otros lo denominan con el mote de “voto de castigo”, un tanto parafraseando a Juan Ramón de la Fuente, que recientemente lo llamara voto terapéutico o voto de desahogo, que en términos coloquiales no es más que el encabronamiento de la sociedad en su conjunto ante gobiernos que no cumplieron sus compromisos y promesas de cambio, desarrollo y bienestar.
De ahí que el que participó en la pasada contienda; el que salió a depositar sus sufragios no importando las colas inmensas o que las casillas no estuvieran instaladas a cabalidad fue el “cabrón electoral” y no el padrón electoral; los números no dejan la menor duda; los márgenes entre vencedores y vencidos son tan amplios que no dan paso a las protestas, “no hay de donde, ni por donde”.
López Obrador, fiel conocedor de la historia partidista y del PRI y PRD, principalmente, conformó un modelo híbrido y retro, tomando lo bueno del pasado, aplicándolo en el presente, y con visión de futuro; ese es el modelo de tren, ferrocarril o máquina, que trituró a los demás partidos: un movimiento, que ahora, insistimos, tiene ante sí el reto de integrarse como partido político fuerte, porque tendrá dos exámenes; uno, dentro de tres años y, el otro, en el 2024.
Y Para Usted También
**Una de las inquietudes que han surgido entre los opinadores y analistas de la cosa pública, es saber las posiciones que le dará el Gobernador electo AALH a los granieristas que se le sumaron en la campaña en una especie de búsqueda de sobrevivencia y chamba**el caso de Ariel Cetina ya está más que pagado con su diputación (sueldo por tres años sin hacer campaña)**Que hará por ejemplo con Santos del Campo que ya se ve como Director del ISSET, o José Carlos Ocaña que se siente derechoso a ocupar un organismo desconcentrado o de Carlos de la Cruz Alcudia quien ya se hace despachando de nuevo en la Secretaría de Salud**qué decir de Rurico Domínguez Mayo, que ha presumido a sus cercanos el haberle sumado miles de votos a Adán Augusto, cuando de todos es sabido el efecto demoledor de MORENA en todo el País**Recuerden esos analistas que AALH tiene también el compromiso de encabezar un Gobierno con prestigio y calidad moral**por cierto, Jaime Echeverría, debe serenarse, estar tranquilo y no “repartir” culpas**hasta mañana dios mediante.

Deja un comentario