Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Inseguridad… ¿el ‘inicio del fin’?
México cuenta desde ayer con una nueva institución policiaca –la más grande que se ha creado– soportada por la Carta Magna y avalada por todas las fuerzas políticas del país, que mezcla elementos de origen militar y civiles formados en la academia policial, y que tiene una delicada tarea en que han fracasado todas las corporaciones que le antecedieron –sea por malas estrategias o porque fueron permeadas por la corrupción–: restituirle la tranquilidad a los mexicanos.
En el Campo Marte se hizo ayer el lanzamiento de la Guardia Nacional con una demostración numérica de su poderío al concentrar en esa base militar de la capital del país, a 10 mil de los 72 mil elementos que habrán de ser desplegados a las 150 regiones más inseguras en las 32 entidades federativas. A Tabasco ya llegaron 300 miembros de esta institución federal.
El portal de El País destacó ayer el origen y composición militar de la nueva corporación presentada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, evidenciando en la ceremonia “el origen, esencia y el ADN militar” que recorre las venas del nuevo cuerpo. El objetivo es llegar a 82 mil uniformados en seis meses y a 150 mil al final de su mandato en 2023, para desplegarlos en las 266 regiones en que se ha dividido a la República, precisa el diario español.
En pocas palabras, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana federal, Alfonso Durazo Montaño resumió el estado que guarda el país en la materia a su cargo: “La crisis de seguridad es sin duda alguna el reto más importante que enfrenta hoy el gobierno de la República. La herencia recibida de gobiernos anteriores es desastrosa en muchos campos, lo es particularmente en el ámbito de la inseguridad. Nos dejaron el país en medio de un ‘sálvese quien pueda’. Basta decir que las nuevas generaciones no saben lo que es la paz. La inseguridad se dejó avanzar a niveles de emergencia nacional, heredamos instituciones de seguridad ineficientes, corrompidas e impregnadas de vicios. La corrupción, esa gran plaga, se volvió un rival terrible de la seguridad”.
Podremos aderezar esta cita con otros ingredientes, pero lo expuesto por Durazo Montaño describe la zozobra que viven los mexicanos, que hoy se sienten inseguros en la calle, en sus hogares, en sus negocios. Esperemos que, como anotó el funcionario federal, la Guardia Nacional marque el “inicio del fin” de la violencia en nuestro país, y que la inseguridad tiene remedio, que “está cercano el día en que nos veremos caminando libres de temores por las calles, cuando esperemos a nuestros seres queridos confiados en que llegaran sanos y salvos a nuestros hogares”.
En su actuación, la Guardia Nacional no estará exenta del respeto a los derechos humanos. Lo definió el general Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional, cuando estableció que la institución se diseñó y construyó para atender la seguridad pública, para salvaguardar la vida y los bienes de las personas, y que sus elementos “nunca, y bajo ninguna circunstancia, dejarán de observar las garantías procesales y libertades públicas que establece nuestra Constitución”.
Al Presidente López Obrador no le quedó más que reconocer la realidad del país en materia de seguridad. Dijo: “Se está aplicando el programa de bienestar más importante que se haya realizado en la historia de México en beneficio de nuestro pueblo; están llegando las ayudas a los mexicanos y sobre todo a la gente más humilde, a la gente más pobre. Pero tenemos como pendiente resolver el grave problema de la inseguridad y de la violencia. Ahí no podemos decir que se ha avanzado, ahí desgraciadamente prevalecen las mismas condiciones que heredamos de los gobiernos anteriores en cuanto a inseguridad y violencia”.
Aunque en muchos ciudadanos y organizaciones de la sociedad existe desconfianza por lo que se puede lograr con la Guardia Nacional ante la escalada de violencia, caracterizada por ejecuciones en todo el territorio mexicanos, hay que darle el beneficio de la duda a este trabajo que se emprenderá ahora con una institución federal creada en tan solo siete meses, pero que acumula en sus filas a gente experimentada y preparada para enfrentar a la criminalidad y reforzar la seguridad en las entidades federativas, donde existen corporaciones que adolecen de equipos y que requieren sanear sus filas.
El momento en que entra en acción la Guardia Nacional, “coincide con un importante repunte de la violencia en un contexto ya de por sí bastante sangriento. En mayo fueron asesinadas 79 personas al día, tres cada hora. Los primeros cinco meses de 2019 son los más violentos desde que se contabilizan este tipo de homicidios”, asienta El País. Puede ser el peor o el preciso.
Habrá que acotar, en el caso de Tabasco, que la inseguridad pública tiene ahora un nuevo componente: la migración ilegal, porque con los hermanos centroamericanos vienen infiltrados delincuentes que quieren hacer de las suyas en territorio mexicano, incluyendo traficantes de inmigrantes y de drogas.
AL GRANO
SE COMPLICAN LAS cosas para algunos ex funcionarios del régimen anterior… Fíjese que según el titular del Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE), Alejandro Álvarez González, la pasada administración no comprobó el gasto de 59 millones de pesos de la cuenta pública 2017, la de hace dos años… Ahora el OSFE presentará las denuncias ‘contra quienes resulten responsables’… FALTA LA CUENTA pública del 2018, que aún no se somete al fallo del Congreso local… Y según el presidente de la Mesa Directiva, el diputado Tomas Brito Lara, hay “muchos elementos” para reprobarla…

Deja un comentario