Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Adán: ‘aprueba’ 1er semestre
Al cumplir sus primeros seis meses –este domingo 30– como gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández se mantiene en el ranking de los 10 mandatarios estatales con mayor grado de aceptación entre sus gobernados.
El reciente estudio de opinión ciudadana elaborado por la casa encuestadora Caudae, para el diario El Heraldo de México, arrojó que López Hernández ocupa la cuarta posición como el ‘más honesto’, y séptima como el ‘más capaz’ entre los gobernantes de las 32 entidades federativas.
Podrá decirse que es un plazo muy corto para evaluar su desempeño. Y así es. Por ello tampoco puede exigírsele que resuelva de un plumazo carencias y problemas añejos, como la inseguridad, el desempleo y la crisis del sector salud.
Seis meses son, empero, un buen lapso para que –en una especie de corte semestral– el gobernador diga cómo han ido evolucionando las políticas públicas que ha emprendido para atender y resolver estas problemáticas y, también, cuáles son las perspectivas para los siguientes meses en rubros como inversión en obra pública, generación de empleo y acciones para paliar la pobreza que afecta a más de la mitad de los tabasqueños.
Hagamos un breve balance de estos seis meses. ¿Qué ha pasado con la que parece imbatible inseguridad pública y con el desempleo galopante, que han sentado sus reales en el estado por más de una década?
En estos 180 días, si bien se han disparado los homicidios en puntos muy marcados de la zona de la Chontalpa y de la capital tabasqueña, también han disminuido delitos de alto impacto en los que Tabasco encabezaba el nada honroso tablero nacional de incidencia delictiva, como secuestro, robo a casa-habitación y asaltos a comercios. Muchos testimonios lo corroboran.
Había fijado el gobernador seis meses para que comenzaran a palparse los resultados de la lucha contra la criminalidad en el territorio tabasqueño. Antes del plazo, removió al titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y el nuevo jefe policiaco –Ángel Mario Balcázar Martínez– debutó recibiendo 188 nuevas patrullas y equipos, que requirieron una inversión de 235.6 millones de pesos, para fortalecer el combate a la delincuencia.
No ha eludido el jefe del Ejecutivo estatal su compromiso con la seguridad de los tabasqueños. Ha dicho y lo ha refrendado que es su prioridad número 1. Está consciente que restableciendo la seguridad y poniendo fin a la impunidad, recobrará no sólo la tranquilidad de la población sino que dará certidumbre a las inversiones privadas que tanta falta hacen para generar fuentes laborales.
La otra asignatura tiene que ver con un problema que no ha cedido en diez años: el desempleo, en que la entidad alcanzó (2010 y 2018) una tasa de desocupación a niveles no experimentados por ningún otro estado: ocho puntos porcentuales.
El desempleo comienza a ceder. El más reciente estudio elaborado por el INEGI, refleja un decremento en este fenómeno de 7.6 por ciento en abril, a 6.7 en mayo. Habíamos cerrado 2018 con una tasa de 8.2, y ahora estamos a un nivel casi similar al de agosto de 2015 cuando la tasa fue de 6.5 por ciento.
No hay que cantar victoria porque todavía seguimos liderando la tasa de desocupación por entidad federativa y estamos casi al doble de la media nacional (3.5 en mayo). Empero, hay signos y anuncios muy alentadores de que las cosas mejorarán en este rubro: comienzan a llegar compañías petroleras e inversionistas privados en ramos distintos al sector energético (industria refresquera, fabricación de tablones, hotelería, cuencas lecheras, etc.).
Vienen también las inversiones para explotar nuevos campos de hidrocarburos en tierra y mar, y la mega-obra sexenal: la refinería de Dos Bocas que, de entrada, ofrecerá 20 mil fuentes de empleo, para las que hay ya 35 mil aspirantes anotados. Hay más inversiones federales en marcha, como el programa Sembrando Vida, y las que aún no arrancan, como el proyecto Tren Maya.
Por lo que hace al sector salud, que llevaba más de seis años en agonía, el gobernador ha comprometido rescatar el sistema hospitalario del estado y resolver en el corto plazo el abasto de medicamentos a las unidades médicas (esta semana llegó un embarque con más de 110 mil piezas de medicamentos para el primero y segundo niveles de atención).
Ahora que ya tiene el pulso del estado y con un aparato gubernamental marchando, Adán Augusto López puede presentar un panorama completo del desempeño y metas de gobierno. Los tabasqueños le han dicho, en sus giras de trabajo y en las audiencias públicas en los municipios –y es lo refleja la cuarta encuesta de Caudae– que tiene su voto de confianza para llevar a cabo la cuarta transformación en Tabasco. La gente sabe que cumplirá, por eso aprueban su gestión. Los seis meses que vienen serán de resultados tangibles.
AL GRANO
UN POCO DE nostalgia… “La felicidad no es un puerto/ La felicidad no es un lugar/ La felicidad es una forma de navegar/ por esta vida que es la mar”… Con este fragmento del tema La felicidad, con que ganó el Festival OTI en 1975, recordamos a su autor Gualberto Castro, que ayer falleció a los 84 años…

Deja un comentario