Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Pemex: regresar ‘parte de lo mucho’
Desde siempre, la relación de Tabasco y Petróleos Mexicanos (Pemex) nunca ha sido la mejor; al estado y a sus habitantes les ha tocado la peor parte.
Ni durante el boom petrolero –que tuvo sus mejores momentos en los periodos gubernamentales de Leandro Rovirosa Wade (1977-1982) y Enrique González Pedrero (1983-1988) en los que hubo muchísima obra pública pero también la construcción de inmensas fortunas personales, atribuidas a los dividendos del petróleo– la entidad recibió un trato que correspondiera a la riqueza que aportó a la nación con el petróleo y gas extraídos en su territorio.
En aras del beneficio nacional se explotó de manera inmisericorde el subsuelo de Tabasco; se contaminaron sus aguas y tierras productivas; se pasó por encima de comunidades rurales y se llegó a encarcelar a quienes reclamaron sus derechos, por la contaminación de sus parcelas o la destrucción de sus cultivos.
La actitud negligente de quienes manejaron Pemex a nivel central y sus representantes en Tabasco, para con las reclamaciones por daños causados por la actividad de la empresa petrolera, tuvo momentos ríspidos cuando exacerbados labriegos, al ver que no había respuesta a sus demandas de indemnización, decidieron cerrar accesos a cientos de instalaciones petroleras.
A fines de la década de los 70 y comienzos de los 80 se gestó un movimiento campesino denominado Pacto Ribereño, que puso en jaque a Pemex al cerrarle los accesos a sus campos de extracción de hidrocarburos en la zona de la Chontalpa. La respuesta gubernamental fue la represión policiaca para los campesinos, y la cárcel, para líderes como Eulogio Méndez Pérez.
Nunca hubo pago para resarcir daños a tierras cultivables (estimados en 1982-1983 en cuatro mil 123 millones de pesos), aunque se emprendieron fideicomisos millonarios que alimentaron programas sociales y productivos que cambiaban de nombre cada periodo sexenal, de cuyos resultados nadie se acuerda pero sí de quiénes se enriquecieron con los desvíos del dinero.
Al hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador le tocó encabezar innumerables protestas y hasta un éxodo de campesinos a la capital del país para reclamar pagos de indemnizaciones.
La relación Pemex-Tabasco ha sido difícil. El mejor acuerdo establecido fue aquel que se basó en la máxima de que ‘nada que beneficie a una parte, podrá perjudicar a la otra’. Pero por permitirle a la hoy llamada empresa productiva del Estado mexicano hacer su trabajo y llevarse el petróleo y gas, sus contribuciones han venido a menos cada régimen. Y los beneficios que aporta la derrama de la inversión federal en el sector energético, se terminaron a mediados de esta década cuando Pemex desmanteló oficinas e instalaciones, y orilló a empresas que le trabajaban a despedir a miles de trabajadores.
Hoy que un tabasqueño despacha en Palacio Nacional y otro paisano, Octavio Romero Oropeza, dirige Pemex, parece que otro gallo le canta a Tabasco. Hay anuncios de inversiones por 200 mil millones de pesos, para construir en Dos Bocas una refinería, y establecer 12 campos petroleros nuevos en aguas someras frente al litoral del estado, y tres más en Centro, Jalpa de Méndez y Paraíso.
Pemex viene por más hidrocarburo a suelo y mar tabasqueños. El objetivo es satisfacer la demanda nacional y abastecer de crudo a las seis refinerías existentes y a la que se establecerá en Dos Bocas, para que México deje de comprar combustibles en el extranjero. Una cuestión de soberanía energética.
Para lograrlo, Pemex requiere condiciones óptimas realizar sus operaciones con normalidad, sin contratiempos. Y ayer, el gobernador Adán Augusto López Hernández le refrendó aquí a su director general, Octavio Romero, que le darán garantías de seguridad y de libre acceso a los campos petroleros, porque ya hay seudo-líderes que andan al acecho, queriendo cobrar derecho de piso.
¿Qué ofrece Pemex a cambio? En reciprocidad, ha otorgado al gobierno estatal y a 11 municipios petroleros, equipamiento para seguridad, salud, servicios públicos, educación y recreación, como: sistemas de video-vigilancia, cinco mil 600 luminarias y un consultorio médico equipado. En los primeros cuatro meses de la Presidencia de López Obrador, estos apoyos ascienden a 414 millones de pesos, incluidos 72.7 millones otorgados ayer y traducidos en 45 patrullas, 10 ambulancias, siete camiones recolectores y tres equipos de desazolve.
Esta nueva etapa refrenda la voluntad del Presidente de México para regresar a Tabasco ‘parte de lo mucho’ que ha entregado a la Federación, dijo Romero Oropeza, y anunció que próximamente se desarrollarán 125 proyectos sociales con valor de 283 millones de pesos a favor de la entidad.
Esta nueva relación la definió así el mandatario tabasqueño. Dijo: a diferencia del pasado, cuando el trato estuvo marcado por problemas económicos y sociales, ahora la empresa ha comprendido que su labor no sería viable si no está fincada en una correlación fructífera con los estados donde hay actividad petrolera. Celebró Adán López, que paralelamente a los beneficios que otorga, exista el compromiso de Pemex para abatir el rezago en pagos de reclamaciones a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios.
Y agreguémosle a todo ello que Pemex dejará en manos tabasqueñas la reparación de sus instalaciones, por lo que en dos meses se establecerá en Centla el primer patio de construcción y reparación de plataformas. ¿Cómo ve?
AL GRANO
¿POR QUÉ NO hay delegado del CEN del PRI en Tabasco?… Según la diputada Katia Ornelas Gil, en la cúpula del tricolor les han dicho que ‘no hay valiente que se atreva’ a venirse a estas tierras donde su partido es oposición… ¿Por qué será? ¿Acaso le tienen miedo a los tabasqueños? ¿O de plano será imposible recuperar espacios de poder en el corto plazo?…
A PRINCIPIOS de mes estuvo por acá la aspirante a la dirigencia nacional, Ivonne Ortega Pacheco, y desde su óptica hay lugares peores en el propósito de recuperar lo perdido… “Tabasco no es de los estados que está peor, estuve en Morelos y ahí sólo tenemos una diputada del PRI, es todo lo que tenemos. Es una situación recurrente, inclusive en los estados donde son gobernados por nuestro partido: el gobernador es militante nuestro, los congresos se perdieron”, expuso aquí el 2 de abril la ex gobernadora yucateca…

Deja un comentario