Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Roldán: ¿como ronca duerme?
Adán Augusto López Hernández tiene una secretaria de Salud en su gobierno, a Silvia Guillermina Roldán Fernández, una médico cirujano que se formó en la dependencia, que cuando estuvo fuera fue muy criticona de las políticas públicas aplicadas y el manejo del sector, y hoy que asume su titularidad tiene la oportunidad de demostrar –según sus palabras– si de verdad como ronca duerme.
Conoce como pocos la operatividad de la Secretaría de la que fue subsecretaria de Servicios de Salud y directora de Programas Preventivos; hoy que está al frente está consciente que se sacó la rifa del tigre, pues en dos sexenios consecutivos la dependencia cerró con números rojos, un saldo que debieron pagar miles y miles de tabasqueños a los que se dio pésimo servicio médico y… sin que les surtieran las recetas.
No sería aventurado decir que por la mala calidad de la atención hospitalaria se perdieron muchas vidas en Tabasco.
¿Cómo se encuentra hoy la Secretaría de Salud? ¿Qué se hará para enderezar el rumbo en el que es –debe serlo– el sector de mayor prioridad para el gobierno estatal? De eso habló Silvia Roldán ayer con Emmanuel Sibilla, en Telerreportaje. Retomaremos algunos de sus puntos de vista, para adentrarnos a ese monstruo del que dependen cinco nosocomios regionales de alta especialidad y una red de servicios médicos con presencia en toda la entidad.
Éste es su diagnóstico:
“La Secretaría de Salud no tiene cultura de mantenimiento, y eso es gravísimo, porque todo se viene cayendo, y llega el momento en que ningún aparato sirve, y son estratégicos para el funcionamiento. Hay que ver los presupuestos de mantenimiento para la Secretaría que no alcanzan para nada. Los puntos débiles están, por ejemplo, en el acelerador lineal. El (hospital) Rovirosa es un hospital que, a mediano plazo, seguramente se tiene que substituir”.
–¿Hubo desvíos? –le preguntaron.
“Mire, yo creo que yo fui la que más tardó en firmar la primera acta (de entrega-recepción); tuvimos que pedir tiempo, unas dos semanas más. En esto hay un grupo de auditores. Desde luego que sí hay desviaciones. En el último trimestre del año se tomó dinero que no se debía de tomar para pagar al personal; eso es gravísimo. Cuando llegue la auditoría –del Órgano Superior de Fiscalización–, lo va a observar. También hay proveedores a los que no se les pagó. Usted no puede utilizar dinero de este año para pagar deudas del año anterior”, le expuso a su entrevistador.
Lamentó que en el sexenio pasado hayan pasado por la dependencia cuatro secretarios. Y sobre eso, se preguntó: “¿Cómo poner orden cuando cada quien tiene una idea específica de lo que va a hacer?”. Consideró, también, ‘grave’ que la Secretaría se haya politizado.

Hoy –precisó– los nosocomios están operando sin recursos a los pacientes, pese a que en el caso del Hospital de la Mujer registra 18 mil eventos al año; el Gustavo Rovirosa, 24 mil, y el Juan Graham, 18 mil casos anuales, y se sobrecargan por no existir una buena coordinación con otras secretarías como la de Seguridad Pública, que podría ayudar a evitar accidentes.
¿Qué hará? Dijo que “los dos primeros años hay que dedicarse a ordenar. La idea era fortalecer el primer nivel, pero tuvimos que empezar con medicamentos. Se va a tardar seis meses en los medicamentos, porque no todos los proveedores los tienen. Ya entramos en la compra consolidada a nivel nacional. En abril, necesitamos empezar a recibir medicamentos; hay algunos que no se hacen en México”.
Refirió que para cubrir la demanda de medicamentos e insumos médicos, hay suministro para cuatro meses. “Hoy, en los hospitales de alta especialidad andamos en el 68 por ciento; en los de segundo nivel, un poquito más abajo, y en los de primer nivel, en el 66 por ciento de cobertura”.
–¿Qué se requiere? ¿Mano firme o mano dura?
“Firme. Yo digo que nosotros tenemos que demostrar con hechos la honestidad. Hay que apegarnos a lo escrito”.
–¿Cómo evitar que se roben los medicamentos?
“Orden. Los cinco directores de hospitales de alta especialidad elegidos, son personas formadas, que han trabajado mucho tiempo en los hospitales. Sobre el orden de los medicamentos, los directores están llevando perfectamente bien el control de qué sale y qué entra. Los responsables son los directores y las jefas de enfermeras. Ellos son los responsables”.
–¿Por qué acepta el cargo?
“Me tardé, pero le quiero decir que criticaba mucho, y me ponen en la mesa la posibilidad de demostrar que como roncas duermes. Claro que hay remedio, es una gran secretaría. Tenemos gente valiosísima. Los doctores me recibieron bien, no he tenido ningún problema con nadie, acepto críticas, hablo con todos, son mis compañeros. He trabajado 38 años ahí”.
Recordamos que en su asunción como jefe del Ejecutivo estatal, Adán Augusto López señaló que la crisis en salud tiene su origen en la corrupción imperante vestida de bata blanca, que involucró a funcionarios y empresarios que proveen insumos, y comprometió que en seis meses se regularizarán los servicios en hospitales y se acabarán los malos manejos en el sector. Ya hay avances, pero falta mucho, muchísimo para lograr una cobertura de servicios de calidad con el nivel y calidez deseados. Esperemos que la doctora Roldán, de verdad, como ronca duerma y su desempeño no acabe empañado como el de sus antecesores. Por la salud del pueblo.
AL GRANO
GRAN RETO PARA el régimen de Adán Augusto López será resolver el tema de las pensiones exorbitantes que se asignaron a ex trabajadores que se retiraron como si fuesen presidentes de la República, con montos de hasta 100 mil pesos mensuales… Un insulto para una institución que languidece y para miles de burócratas que dejaron su vida en el servicio público y ahora cobran pírricas pensiones… cuando se las pagan… Ojalá se revise bien esto, con lupa o microscopio, pero que se corrija y si hay que sancionar, que s

Deja un comentario