Para Usted

[Mario Gómez y González]
chayogomezg@hotmail.com
Programas sociales o paternalismo
En la última campaña de las elecciones para renovar las presidencias municipales en Tabasco y aún del gobierno estatal, una de las propuestas, promesa y compromiso que se escuchaba más era la que advertía a los pobladores que nadie les debía quitar los beneficios de los programas sociales.
Precisamente, la población votante preguntó a los candidatos si iban a mantener o van a quitar los programas sociales, ya que las ex autoridades gubernamentales objetaban que eso no se podía permitir, dado que los programas fueron formulados para el pueblo y ahí es donde se tienen que quedar; en el pueblo, evitando la politización de los mismos.
Éstos programas gubernamentales federales, estatales y municipales, tienen un potencial importante, como es el caso de las becas, apoyos a discapacitados, casa amiga, corazón amigo, cambia tu tiempo y otros más, que en algunos casos como los actuales, han estado sujetos a problemas de tipo financiero para su implementación y ejecución.
Para ello, todos sabemos de la Secretaría de Desarrollo Social o de Bienestar, que son las instancias encargadas de llevar a la población estos programas sociales; sin embargo, hay voces que señalan que es que más importante mantener el crecimiento e impulsar el desarrollo, ya que su impacto sobre la disminución de la pobreza es mayor.
Claro está, que los programas sociales brindan aplausos y rédito político inmediato, sobre todo en municipios, zonas rurales, urbanas y suburbanas, pero no aseguran sostenibilidad en la eliminación de la pobreza, lo cual sí se puede lograr con una economía en crecimiento, y mejor aún si se acompaña con el desarrollo. El riesgo de politizar estos programas es que el paternalismo se vuelve una política de Estado y con ello se distorsionan las políticas públicas.
Por lo anterior, serán imperativos, urgentes y, sobre todo, muy necesarios implementar variados filtros o formatos que garanticen la transparencia en el reparto de los programas sociales entre la población, por desgracia la gran mayoría, que tiene necesidad de recibir estos beneficios, dada sus precarias situaciones económicas.
No es nuevo que, al inicio de un gobierno, el partido en el poder, canalice la mayor cantidad de apoyos hacia quienes le ayudaron a obtener determinado cargo, a manera de pago por los favores recibidos y, también, por los compromisos y promesas de campaña; vaya, no es pecado, sin embargo, precisamente por la pobreza extrema que existe, cada vez es mayor el número de ciudadanos que demandas estos apoyos.
Todo lo anterior viene a colación porque ya dirigentes e importantes actores de algunos partidos políticos con presencia en Tabasco, en este caso PRI y PRD que ya son oposición, salgan a los medios de comunicación a señalar que el beneficio de estos programas sociales se está entregando a los militantes y simpatizantes de Morena, haciendo a un lado a quienes no votaron por ellos.
Lo anterior fue tan contundente (la acusación), que implicó a que el gobernador del estado, Adán Augusto López Hernández, tuviera que salir a los medios informativos a decir, desde el municipio de Teapa donde realizaba una gira de trabajo, que “en Tabasco, existen garantías de que los programas sociales federales y estatales llegarán a todos sin distingos de partidos ni de filiaciones políticas y religiosas”.
Declaración más que oportuna por parte del ejecutivo tabasqueño, debido a que, como apuntamos líneas arriba, cada vez es mayor el número de pobladores que exigen y solicitan ser incluidos en los padrones o listas de beneficiaros de los programas de asistencia social, llegando el caso a que hasta “dobletean” y les es más “productivo”, apuntarse en el mayor número de programas posibles, dándose el caso que ya muchas personas no tienen la necesidad de trabajar (sobre todo en el campo), en virtud de que los beneficios de los programas son, dijéramos, “cuantiosos”.
Los tiempos de la cuarta transformación en Tabasco (4T), demandan pues la debida claridad y transparencia en torno a estos programas sociales, ya que todo indican que se convertirán en frentes de batalla en el terreno político electoral de la entidad, proporcionando, entre otras cosas, “carnita” para la discusión y acusaciones públicas que impacten en los escenarios de gobernabilidad local.

Y Para Usted TambiénEl gobernador Adán Augusto López Hernández lamentó los hechos ocurridos este sábado, en el municipio de Emiliano Zapata, y llamó a los diputados del Congreso local para trabajar en las iniciativas para la creación de Ley de Protección contra Periodistas de Tabascoal respecto, existen varias iniciativas en el Congreso local para emitir una legislación a favor de los comunicadores de Tabasco pero hasta la fecha no han logrado avanzarojalá y se pueda hacer algo y que los crímenes contra comunicadores no queden impunesbuen inicio de semana**hasta mañana Dios mediante.

Deja un comentario