Para Usted

[Mario Gómez y González]
chayogomezg@hotmail.com
Nuevo modelo administrativo
El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, tiene sus propias experiencias de vida laboral, cuando le tocó ser parte de la administración pública estatal, durante el gobierno de Manuel Gurría Ordóñez, cuando estando al mando de la Secretaría de Gobierno Enrique Priego Oropeza, recibe la oportunidad de éste último de ser subsecretario de gobierno.
A Adán Augusto, le tocó enfrentar la problemática social de Tabasco en sus ámbitos rural y citadino, derivado de tener enfrente a un PRD bravucón y aguerrido, que envalentonado por la caída del ex tinto Salvador Neme Castillo, seguía a pie juntillas las indicaciones, acciones y discursos de Andrés Manuel López Obrador, especialmente en la lucha por hacer que Petróleos Mexicanos (Pemex), indemnizara a miles de familias por daños derivados de la extracción de hidrocarburos.
Ahora ya como mandatario estatal; gobernando para todos y con el único afán de servir a Tabasco articulando todos los esfuerzos para que la entidad y sus habitantes salgamos adelante, Adán Augusto, le habrá de imprimir su muy particular y personal estilo personal de gobernar, basado, insistimos, en su experiencia, los contextos, los escenarios actuales, entre otras cosas.
Es evidente y de justicia reconocer, que hasta el momento el actual gobierno “morenista”, con López Hernández, al frente del Poder Ejecutivo tabasqueño, se encuentra inmerso en un, dijéramos, complicado y difícil, proceso de entrega recepción de todas y cada una de las instituciones gubnernamentales; sus programas y estados financieros, hasta ahora nos indican un “desorden y/o desaseo administrativo”, que provocó la crisis del gobierno de Arturo Núñez, sacando a la luz, entre otros, el nombre del titular de Seplafin Amet Ramos Troconis, como cabeza o cara visible de toda esta “horrible herencia”.
Fuentes consultadas por este reportero, nos han dejado perfectamente puntualizado (confieso que pensaba lo mismo), que la centralización en la recepción, administración, manejo, distribución y uso de los recursos públicos fue la causa que detonó la grave crisis con la que “cerró su ciclo” el gobierno Nuñista.
Por ello, es necesario que el actual modelo administrativo que se aplique en Tabasco, permita que cada Secretario, Coordinador, Director general o titular de las dependencias e instituciones de la Administración Pública Estatal, puedan y estén en libertad en el uso y manejo de sus programas y presupuestos; especialmente, de éste último rubro; que manejen su dinero y proyectos, “sin tantos intermediarios”.
Los dos últimos gobiernos en Tabasco; el de Andrés Rafael Granier Melo y el de Arturo Núñez Jiménez, se caracterizaron o serán recordados como malas administraciones; con problemas de índole administrativo; de desorden y centralización o acaparamiento de los recursos y disponibilidades presupuestales. Con el “chelito Granier”, hubo desorden; en tanto con Núñez, centralización que “ahogó”, a los Secretarios y funcionarios, que no pudieron hacer frente al caos que se les vino encima.
En lo inmediato habrá que esperar a que se conozca el estado que guarda la administración pública estatal, tras la conclusión del mandato de Arturo Núñez, aunque el anuncio formulado recientemente por el actual número 1 de Tabasco en el sentido de que no hay disponibilidad financiera inmediata y que dependemos del dinero que el Gobierno Federal, envíe hoy a más tardar, nos indica que, “la casa fue recibida en las peores condiciones y con desperfectos visibles”.
Cierto, es el estado natal del Presidente de la República y por ello, la nueva administración tendrá que aplicar un modelo administrativo que busque enfrentar y resolver los problemas, pero dentro del ámbito de la experiencia de lo que significa “gobernar a Tabasco y a los tabasqueños”. Nuestro estado, no es el centro del país, ni la ciudad capital de la república; aquí es el lodacero; el pantano, los mosquitos y el calor sofocante; es y será distinto el enfoque para enfrentar los retos desde la óptica nacional y/o centralista, a la “local”.

Y Para Usted TambiénEl Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) Enrique Priego Oropeza, dejó en claro que su llegada al Poder Judicial de Tabasco, es y será para servir a la institución, a la entidad y a los tabasqueños “A mí el servicio público es lo que me gusta, pero para servir, no para servirme”, subrayó el presidente del Poder Judicial, durante su primera reunión con jueces de oralidad con quienes se comprometió a trabajar de manera conjunta en beneficio de ellos, los trabajadores de la institución y la sociedaddijo que tiene un particular aprecio por los jueces porque de ellos aprendió y en su momento aceptaron sus racionamientos jurídicos cuando litigó, por lo que les invitó que, a través de Guadalupe Cadenas, coordinadora de jueces de oralidad, le hagan llegar sus propuestas para hacer las reformas y cambios necesarios para mejorar el servicio de administración de justicia, toda vez que su compromiso es darles lo que merecen en retribución por su empeño y dedicaciónEl delegado nacional con funciones de presidente estatal de Morena, César Burelo, dijo que el hecho de que el gobernador Adán Augusto López Hernández haya sido propuesto por este instituto político no significa que todo el gabinete tenga que ser militante tambiénComentó que el gobernador ha dejado claro a su equipo de trabajo que no habrá distingos partidistas a en lo que se refiere al desempeño del trabajo, ni en cuanto a los beneficiarios de los programas, pues se trata de trabajar en favor de los tabasqueñosSe dijo respetuoso de la facultad del gobernador de nombrar a las personas que son de su confianza, y enfatizó que no sólo los morenistas que trabajaron en la campaña serán beneficiados por esta administración**hasta mañana Dios mediante.

Deja un comentario