Para Usted

[Mario Gómez y González]
chayogomezg@hotmail.com
OCZ: Tabasqueño de Avanzada
Por enésima vez, Oscar Cantón Zetina, pone muy en alto el nombre de Tabasco; y es que 25 años después, de que el político tabasqueño propusiera en la Cámara de Senadores, la desaparición de las pensiones a los expresidentes de la República, éstas quedaron totalmente eliminadas del presupuesto de egresos del Gobierno de la República, luego de que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), a través de sus legisladores federales, impulsaron la respectiva iniciativa, por medio de la aprobación de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.
Sin embargo, insistimos, en un acto de justicia en el sentido de reconocer a quien comenzó esta batalla moral, se destaca la figura de un político tabasqueño, como pionero en denunciar el abuso Presidencial. Contrario a lo que se piensa, no fueron legisladores de izquierda (PRD ni Morena), quienes demandaron por primera vez que se regularan las Pensiones y Prestaciones de los expresidentes en México, la Iniciativa de Ley pertenece al entonces senador de la República, Oscar Cantón Zetina, que en la LVIII Legislatura, en el 2002, solicitó acabar con la opacidad y el oneroso gasto.
Óscar Cantón pretendía así Regular las Pensiones de los exmandatarios, en el terreno legal y legítimo, que estuviera de acuerdo con los preceptos constitucionales, y no fuese otorgada mediante un acuerdo que el mismo presidente en funciones ratifica al inicio de cada mandato. Fuentes consultadas por este escribidor, nos indican que cuando Oscar Cantón presento esa iniciativa, fue en 1993, muchos de sus compañeros legisladores la vieron con agrado, pero no la respaldaron, quedando en el archivo; al estar de nuevo en el Senado en junio del 2002 insistió en esa propuesta, y en marzo del 2004 solicitando el dictamen de dicha iniciativa. Posteriormente legisladores de otros partidos se pronunciaron sobre el asunto, nada más que siempre hubo resistencias para aprobarla.
De acuerdo a los cálculos realizados en el 2002 por Oscar Cantón, se erogaban anualmente de los fondos públicos 52 millones de pesos por cada ex mandatario, lo cual ya en aquel momento era motivo de irritación social, sobre todo si se toma en cuenta que en el IMSS los pensionados reciben migajas. Cuando presento esta iniciativa Oscar Cantón advirtió que no tenía dedicatorias personales, puesto que sus ordenamientos serán aplicados, a todos los ex presidentes vivos y a los presidentes que, en el futuro, dejarán el cargo. De entonces a la fecha ya pasaron, además del reciente Enrique Peña Nieto, Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojoza; ambos curiosamente con resistencias a que se eliminaran las pensiones; el primero porque dice no tiene de qué vivir y el segundo, porque argumenta donaba ese dinero a la beneficencia.
En esos dos momentos a los que nos referimos, nos indica la fuente consultada que nos pidió el anonimato, a efecto de no dar paso a especulaciones, no se escuchó el reclamo del pueblo; los legisladores federales (diputados y Senadores), faltaron al compromiso de ser representantes populares; esta fue una propuesta de campaña de Andrés López Obrador, y ha sido una de las primeras iniciativas que el Congreso de la Unión ha aprobado, por lo que después de tantos años esta propuesta, al fin se hace realidad.
De la misma manera nos condujo a la documentación respectiva del razonamiento del Senador tabasqueño Oscar Cantón Zetina, que, entre otras cosas, señalaba en su iniciativa: “De esta manera es como nos encontramos con las prerrogativas para los ex mandatarios, que data del 25 de noviembre de 1976, por acuerdo del entonces Presidente Luis Echeverría Álvarez, se dispuso que al concluir su mandato el ciudadano que hubiese desempeñado el cargo de Presidente de México, requiere disponer para el desempeño de servicios generales a sus órdenes directas de personal del Ejército, La Armada y Fuerza Aérea”.
“Para tal efecto se comisionaron 45 miembros del Ejército; 22 de La Armada; y 11 de la Fuerza Aérea, esto hace un total de 78 elementos pertenecientes al Estado Mayor Presidencial al servicio de cada exmandatario”. “Asimismo, se destinaron 25 servidores públicos civiles, adscritos a la plantilla de la Presidencia de la República, para atender los asuntos personales de cada ex presidente”. “En resumen, dos acuerdos administrativos que de ninguna manera son ley, otorgan a cada ex presidente de la República los servicios de 103 servidores públicos, militares y civiles, pagados con nuestros impuestos”.
“Frente a los insultantes beneficios de los ex presidentes, el ciudadano común padece día con día aumentos en las tarifas de servicios públicos, reducción de subsidios y soporta una enorme carga fiscal, mientras el presupuesto del Estado destinado a elevar su calidad de vida, siempre se encuentra a la baja. Se trata de poner orden donde hay abuso. Se busca establecer disciplina presupuestal y desplegar la mayor solidaridad posible frente a una sociedad empobrecida”. Hasta ahí la denuncia subida al pleno por el legislador, que hace ya más de dos décadas, fue pionero para eliminar las pensiones de los expresidentes. En lo dicho, Oscar Cantón Zetina, es un tabasqueño de avanzada.
Y Para Usted También
**El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, acudirá con la representación del Presidente Enrique Peña Nieto, al sexto y último informe de gobierno, que el mandatario estatal, Arturo Núñez Jiménez rendirá este domingo 11 de noviembre, en el que plasmará el estado general que guarda la administración pública estatal de cara al cierre de sexenio y donde dirigirá un mensaje al pueblo de Tabasco**Previamente, entregará al Congreso del Estado, por conducto del secretario de Gobierno, Rosendo Gómez Piedra, el documento que contiene las obras, acciones y programas emprendidos por su gobierno durante el último año de gestión**hasta mañana dios mediante.

Deja un comentario