Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Los guardianes de la ley
Martes 11 y miércoles 12, empleados de la Fiscalía General del Estado (FGE) realizaron –igual que la semana pasada– paro de labores, marchas y cierre de calles para protestar y reclamar el pago de compensaciones a su salario y bono de certificación a que tiene derecho. La ‘falta de liquidez’ fue argumentada por el gobierno estatal para no cubrir en tiempo y forma estas prestaciones, como ha sucedido con otros grupos de la burocracia.
Los empleados de la FGE demandaron se les cubrieran –lo subrayamos– pagos atrasados a que tienen derecho, como toda persona tiene derecho a inconformarse y a protestar cuando no les paga a tiempo el fruto de su trabajo; a lo que no tienen derecho, es a suspender labores ni a bloquear calles.
La imagen frente a la Fiscalía General fue sui géneris, pues trabajadores sacaron a la vía pública mobiliario de la institución, como sillas que atravesaron sobre un carril lateral de Paseo Usumacinta, donde han ocasionado caos vial por el cierre de ambos carriles.
Con el paro se afectaron las labores en la sede de la FGE, en el Centro de Procuración de Justicia de la zona Centro ubicado en avenida 16 de Septiembre y en oficinas de los demás municipios. Todo, porque no les cubrieron a tiempo un adeudo total de unos cinco millones de pesos.
Llama la atención lo que dejó de hacerse con esta suspensión de actividades. Veamos: “Todos los servicios de la Fiscalía fueron suspendidos: el Servicio Médico Forense, las detenciones en un momento dado la Secretaría de Seguridad Pública tendrá que regresarse con sus detenidos a sus instalaciones para que terminen con un arresto nada más de 36 horas”, sostuvo Moisés de los Santos, auxiliar del Ministerio Público, uno de los inconformes. Durante el transcurso de la protesta, los trabajadores impidieron que una ambulancia forense saliera de las instalaciones; iba a bordo Jesús Pérez, médico legista de Comalcalco, quien manifestó que en aquel municipio también se declararon en paro. (Telerreportaje, 12Sep.2018)
Todavía la mañana de ayer, el secretario de Gobierno, Rosendo Gómez Piedra, pidió a los inconformes que “aguanten tantito”, pues se estaban buscando recursos para pagarles. Por la tarde, se levantó el paro y el bloqueo una vez que se les informó que la Secretaría de Finanzas comenzó a dispersar el pago de las compensaciones. (XEVA Noticias, 12Sep.2018)
Resuelto el conflicto quedaron atrás marchas a la Secretaría de Finanzas, al Palacio de Gobierno y al Congreso local. También queda para el anecdotario, la escena que armó el fiscal general Fernando Valenzuela Pernas cuando se apersonó en Seplafin, con un grupo de empleados, para demandar respuestas.
Y no se sabe si quedarán en el olvido presuntas violaciones a la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado, que se habrían cometido durante el paro de labores y bloqueo de vialidades. Han de estar enterados los inconformes –hombres de leyes y guardianes de la legalidad– que la FGE se rige por principios, como legalidad, responsabilidad y respeto a los derechos humanos.
Durante el paro dejaron de hacerse diligencias, se aplazaron investigaciones de delitos, presentaciones de inculpados, ejercicios de la acción penal y hasta levantamiento de cadáveres, que deben hacer con toda celeridad los fiscales del Ministerio Público y los integrantes de la Policía Ministerial.
Si derivado de esto se configuraron responsabilidades civiles, administrativas o penales, por hechos u omisiones, corresponderá al titular de la FGE hacerlas saber y ejercerlas. Conviene revisar el artículo 42 de dicha ley, que establece como ‘causas de responsabilidad’: “I. Incumplir, de forma deliberada o negligente, las obligaciones que el Código Nacional impone a los Fiscales del Ministerio Público; II. Retrasar o perjudicar por negligencia la debida actuación de la Fiscalía… IV. Distraer de su objeto, para uso propio o ajeno, el equipo, los datos confidenciales o los objetos materiales o bienes bajo su custodia o de la Fiscalía…”.
Hay cosas que no deben ocurrir, y si suceden, debe aplicarse la ley. Los empleados de la FGE tienen derecho a inconformarse y a reclamar, pero no a pasar por encima de las leyes que están obligados a cumplir, ni afectar los derechos de terceros que deben proteger. ¿O en manos de quiénes estamos?
No existe la certeza de que sus siguientes pagos saldrán a tiempo, para ellos y para empleados de otras áreas de la administración estatal. Expuso ayer el gobernador Arturo Núñez Jiménez, que aunque los recursos para distintos pagos pendientes están etiquetados, se trata de un presupuesto que depende de los ingresos, y en este momento no hay la recaudación suficiente por la debacle petrolera, y afirmó que todos los compromisos serán cumplidos en la medida que haya disponibilidad financiera.
AL GRANO
DE MANERA SORPRESIVA, Federico Madrazo Rojas se separó ayer de la dirigencia estatal del PVEM… Adujo motivos personales… Lo sustituye el ex diputado local Miguel Armando Vélez Mier y Concha… Habrá de reconocerse en el hijo del ex gobernador Roberto Madrazo Pintado, a un buen estratega político… Y hay una interrogante para él: ¿Su salida es por la alianza nacional del Verde con Morena?
META REBASADA… En gira por la capital tabasqueña –donde entregó 79 escuelas modernizadas, incluida la primera etapa de la Ciudad del Conocimiento de la UJAT–, el gobernador Arturo Núñez aseguró que el rescate de la infraestructura física del sector educativo es un compromiso cumplido en Tabasco… A tres meses y medio que concluya su sexenio, Núñez dijo que el programa de reconstrucción y creación de nuevas escuelas permitió atender en Centro 89 por ciento de los planteles en todos los niveles…

Deja un comentario