Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
¿Debate Adán-diputados?
El 10 de noviembre será una fecha histórica, no sólo porque marcará el retorno del titular del Ejecutivo estatal al recinto legislativo para la entrega de su informe anual de actividades, sino porque por primera ocasión un gobernador responderá a preguntas, dudas y cuestionamientos de los diputados locales.
Si la memoria no falla, Salvador Neme Castillo fue, en 1991, el último gobernante que entregó personalmente su informe –tercero– ante el Congreso local. Lo hizo en el teatro Esperanza Iris, declarado recinto oficial.
Quien lo sustituyó tras la licencia para separarse del cargo (1992), Manuel Gurría Ordóñez, optó por enviar dicho documento con un representante para no enfrentar interpelaciones de legisladores de oposición (PRD).
Se inauguraba una nueva etapa en los informes gubernamentales, al enviarse a un personero (el secretario de Gobierno) al recinto legislativo, al tiempo que en un pomposo evento político, el jefe del Ejecutivo leía un mensaje a la población que se transmitía en cadena estatal de radio y televisión.
Ese estilo de no ir al Congreso local personalmente, lo secundaron los también mandatarios priistas Roberto Madrazo Pintado, Enrique Priego Oropeza, Manuel Andrade Díaz y Andrés Granier Melo, y el único perredista, Arturo Núñez Jiménez que, por su sexto informe, tuvo un desangelado evento político.
Fue una forma sui géneris de rendición de cuentas, que no reñía con el mandato constitucional de informar cada año del estado que guarda la administración pública, dado que este requisito se salvaba al presentar el informe escrito y los anexos estadísticos en la sesión solemne del Poder Legislativo.
En todos los informes de gobierno –ante el Congreso local hasta 1991, o en los eventos políticos posteriores– se contó con la asistencia y, a veces, con la participación de un representante del Presidente de la República; la jerarquía y cercanía de éste con el jefe de la Nación era una señal que permitía vislumbrar el tamaño del afecto y respaldo que se le profesaba al gobernador.
En 1989, cuando su gobierno ya presentaba síntomas de descomposición, Neme Castillo quiso dar una muestra de fortaleza y de la confianza del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, al solicitarle designara representante personal al secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios.
Atrás quedan toda esa parafernalia del poder, el simbolismo y derroche de recursos públicos de los eventos, y los estilos personales de rendir cuentas a los gobernados. Ahora se regresará al origen: el gobernador Adán Augusto López Hernández, ha decidido acudir personalmente a la Cámara de Diputados local, a entregar su Primer Informe de Gobierno, el domingo 10 de noviembre.
Y el mandatario emanado de Morena establecerá un nuevo ritual que podrán emular sus sucesores: incluir en el formato de la sesión solemne un debate de tú a tú, como iguales, con los legisladores de los cuatro partidos representados.
“Voy a ser el primer gobernador en la historia de Tabasco en ir a debatir al Congreso”, aseveró Hernández López al confirmar que en la sesión solemne del 10 de noviembre, entregará el informe y desde la máxima tribuna del estado dirigirá un mensaje… de apenas dos minutos, “si acaso”.
Acto seguido, el titular del Ejecutivo escuchará los posicionamientos de los portavoces de cada fracción legislativa, y después “yo tendré el derecho de responder a sus preguntas y pues si tienen alguna duda ahí lo vamos a debatir”.
Para el mandatario estatal, que ya ha sido legislador local y senador de la República, “tiene que desacralizarse la política, y la obligación del gobernante es ser transparente, abierto”.
–¿No temes que la oposición se vaya fuerte contra ti? –se le inquirió.
“No importa. No sucede nada, yo estoy dispuesto a escuchar todas las voces”, remarcó.
Agregó: ““Yo voy estrictamente a cumplir con lo que la ley señala, y tengo derecho a escuchar a los diputados, lo haré con mucho respeto y lo haré atentamente, como espero también que, en ese intercambio de ideas, haya un debate de altura”.
Y reveló otro dato: por el formato, sería inviable que asista algún funcionario federal, pero por cortesía se hará la invitación al gobierno de la República. (Telerreportaje, 08Oct.2019)
Todo esto es señal de los nuevos tiempos políticos que vive Tabasco. La actitud del gobernador de ir a entregar su informe y escuchar con atención y respeto las posiciones de cada bancada partidista, abona sin duda a la reconciliación que pregona.
Además de un acto sobrio –porque no se harán gastos extraordinarios para acondicionar el recinto legislativo, ni habrá invitados especiales con cargo al erario– se espera que se hagan a un lado protagonismos y quede patente la civilidad de los legisladores ante esta señal de apertura del jefe del Ejecutivo
AL GRANO
EN CÁRDENAS, el gobernador Adán Augusto López y el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, dejaron constancia que fueron superadas las diferencias o malos entendidos en torno a la relación entre Tabasco y la empresa productiva… Y subrayó el mandatario estatal que la nueva relación transita por una nueva vía de cooperación, hermandad y plena colaboración…

Deja un comentario