Conoce estos 5 pasos para ya no ser adicto a la Coca-Cola

[Redacción]
Inclusive, puedes pensar día y noche que por estar tomando refrescos de dieta puedes estarte ahorrando unas calorías y que por lo tanto no vas a engordar, pero la realidad es otra
Ciudad de México.- Muchas veces, los refrescos de dieta que dice no tener azúcar y calorías ‘mienten’, ya que traen la misma cantidad de ingredientes químicos, como lo son los endulzantes artificiales, cafeína, sodio y ácido fosfórico, que no son tan buenos para la salud.
Inclusive, puedes pensar día y noche que por estar tomando refrescos de dieta puedes estarte ahorrando unas calorías y que por lo tanto no vas a engordar, pero la realidad es otra.
Varios estudios revelan que están empezando a encontrar una relación entre los refrescos de dieta y la obesidad, y no sólo eso, se dice que posiblemente todos estos cocteles de endulzantes artificiales pueden inclusive causar cáncer a largo plazo.
Por eso, si eres adicto la Coca-Cola o algún tipo de refresco ya sean de dieta o normales, estos cinco pasos son para ti.

  1. Cambia el gusto por lo gasificante.
    Si una de las cosas que más te gustan del refresco es sentir esas burbujas en tu boca y bajando por tu garganta, buenas noticias, puedes sentir exactamente lo mismo con otras bebidas.
    ¿Cómo? Sólo empieza a beber agua carbonatada o con gas, y ese simple cambio puede hacerle creer a tu mente que estás tomando lo mismo y las ansias se te pueden calmar.
  2. Cambia tu fuente de cafeína
    Muchas personas toman coca-cola con el pretexto de que les ayuda a mantenerse despiertos, especialmente en ciertas horas laborales.
    Por eso, antes de salir a comprar algun tipo de refresco, puedes tomar una té verde o inclusive un batido de frutas, te sorprenderás de que puedes llegar a tener resultados similares sin tener que recaer de nuevo en una de esas latas de siempre.
  3. Cambia tu actitud
    Una creencia común es que al tomar refrescos de dieta estás ahorrándote algunas calorías, pero se ha encontrado que muy frecuentemente es esta misma creencia la que hace que las personas se den permiso de comer otras cosas al estar tomando ya algo dietético.
    Así que, deja de pedir una Hamburguesa con mucho queso y tocino con un refresco de dieta.
  4. Tomar Mucha Agua
    Ten esto claro: tomar refrescos no cumple, bajo ninguna circunstancia, con tu cuota de 2 litros de agua por día.
    Por eso, mantén una botella o vaso de agua contigo siempre a lo largo del día para cumplir con tus deberes al dente de hidratación diaria
    Lo mejor de todo, es que no tiene calorías, es gratis y es una buena excusa para pararte de tu escritorio y estirar tus piernas un rato.
  5. Hazlo con calma
    Como ya sabes, realizar cambios bruscos de la noche a la mañana es de las peores formas que hay de cambiar hábitos y lograr resultados que duren.
    Así si, por ejemplo, te tomas unas 2 latas de Coca Cola por día, trata de reducirlo a 1 por día. El cambio por día es pequeño, pero cuando pasen 7 días habrás consumido un 50% menos de gaseosa, y con ello menos calorías, menos azúcar, menos endulzantes artificiales y menos químicos.
    Puede que el cambio no sea la cosa más placentera del mundo, pero si eres perseverante y estás decidido a dejar este mal hábito, cree en ti, busca a alguien a quién rendirle cuentas, haz el trabajo que se requiere y verás que en 1 o 2 meses todo el sacrificio habrá valido la pena. (Fuente: Cuerpo Aldente)

Deja un comentario