Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Crisis y pobreza, saldos del PRD
A las crisis de empleo, seguridad, financiera y de salud que fueron la constante en todo el sexenio pasado, habrá que añadir a los saldos del único régimen perredista que ha tenido Tabasco el crecimiento en los indicadores de pobreza.
Esto significa que el gobierno nuñista no sólo no contribuyó a que la población tabasqueña mejorara sus condiciones de vida, sino que lo que hizo o dejó de hacer –sea por malas políticas públicas o malas prácticas– abonó a que haya más pobres en el estado.
Aunque, en honor a la verdad, tampoco puede responsabilizarse al gobierno de Arturo Núñez Jiménez de que, por su culpa, se tuvieron los índices más altos de desocupación e inseguridad, cuando en ello influyeron factores externos.
Cuando se sepa a fondo, si es que llega a saberse, qué manejo se dio al presupuesto 2018 –que falta por calificarse en el Congreso local–, podremos enterarnos porqué el dinero que se dispuso en las arcas estatales no alcanzó para llevar a buen puerto programas sociales y asistenciales dirigidos a combatir la pobreza y las desigualdades, y si fue cierto que por ‘insuficiencia presupuestal’ dejaron de cubrir los apoyos a sus beneficiarios hacia el final del régimen.
Si la revisión de la cuenta pública del año anterior se hace con lupa, en forma minuciosa, pulcra y transparente, los tabasqueños podrán tener información fidedigna sobre los desvíos de recursos –que hoy son solo trascendidos– en las secretarías de Salud, de Educación y de Desarrollo Social, por citar sólo tres áreas, y si la acción deshonesta o ineficaz de funcionarios públicos fue factor para que no se cumplieran las metas de la política social nuñista.
Si nos atenemos a las estadísticas, el gobierno pasado reprobó en la efectividad de su política social, pues según el último reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 53.6 por ciento de los tabasqueños se encontraba en 2018 en situación pobreza, un incremento de 2.7 puntos porcentuales en comparación con la medición de 2016 que fue de 50.9 por ciento (Telerreportaje, 06Ago.2019). Esto representa que más de cinco de cada diez tabasqueños viven en condiciones de pobreza, porque sus ingresos no satisfacen los requerimientos indispensables en su hogar.
“No sólo la mitad de nuestra población vive en pobreza, sino que aumentamos: más de la mitad tiene una carencia. No podemos tapar el sol con un dedo; los números ahí están, son fríos, no tienen sentimientos y reflejan una cruda realidad que tenemos que atender”, expresó el secretario de Bienestar, Mario Llergo Latournerie sobre el reporte de Coneval. (Telerreportaje, 08Ago.2019)
El funcionario estatal refutó a quienes dicen que el gobierno de Tabasco no tiene programas propios para combatir la pobreza, y refirió que meses atrás, el gobernador Adán Augusto López Hernández signó un convenio con los 17 alcaldes, para destinar recursos a las comunidades de muy alta marginación.
El mandatario tabasqueño apuntó que abatir los índices de pobreza y desigualdad es uno de los retos de los gobiernos federal y estatal; “por eso ustedes ven que hay políticas públicas federales destinadas a eso: el programa Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo el Futuro, que intentan mejorar el ingreso de los más desprotegidos”.
–¿Maquillaron esos números en administraciones pasadas, porque ellos hablaban de una disminución? –se le preguntó.
“Yo reconozco lo que el Coneval señala, pero esa es nuestra ruta (abatir los índices)”, subrayó López Hernández.
Independientemente de que en septiembre concluirán las auditorías que se aplican a 14 dependencias estatales en las que se observaron irregularidades, y que para fin de año se estará calificando la cuenta pública 2018 del Ejecutivo del estado, ya hay un saldo negativo para el anterior régimen en materia social: deja un estado con más pobreza.
Al final, lo que hizo el gobierno de Núñez en materia de vivienda, apoyo a la economía de traspatio y rescate del campo, y fomento a las inversiones no petroleras, no impactó en los indicadores de bienestar de sus gobernados, porque –según el Coneval– dejó más pobres.
Aunque el reprobado fue el gobierno nuñista, los platos rotos de políticas y funcionarios ineficaces, de las prácticas deshonestas que se dieron con el manejo de los recursos públicos, los habrá de pagar el PRD en las urnas en las elecciones intermedias de 2021.
Quizá este partido ya comienza a cosechar en simpatías ciudadanas, lo que significa no haber aprovechado su oportunidad histórica de detentar el poder absoluto en Tabasco y desperdiciarla otorgándole cargos públicos a gente sin preparación, ni capacidad, ni espíritu de servicio –y a algunos que contribuyeron a evidenciar su fracaso como partido gobernante, todavía los premió con diputaciones–; baste un dato: después de haber tenido en su padrón de militantes a 260 mil afiliados, ahora apenas tiene cinco mil en el estado. Qué vergüenza.
AL GRANO
EXPRESAMOS NUESTRAS condolencias a los queridos amigos Jorge Alberto y Julio César Javier Quero, por el sentido deceso de su querida madre, doña Carmen Quero Taracena de Javier… Para ellos y sus familias, un abrazo fuerte y fraterno…

Deja un comentario