Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]

fdohernandezg@hotmail.com

¿Salud para todos?

Erradicar la corrupción en el quehacer gubernamental, combatir la inseguridad pública, resolver deficiencias del sector salud y superar vicios del sistema educativo de México, son los cuatro grandes temas en los que el Presidente Andrés Manuel López Obrador aún no puede cantar victoria, aunque está metido de lleno en tratar de resolver esos rubros en los que el país es deficitario.

Cualquiera de estos cuatro problemas presenta numerosas aristas que lo hacen complejo, que obligan al mandatario de la nación a invertirle mucho dinero y tiempo, y a allegarse de colaboradores capaces y honestos que lo ayuden a entregarle buenas cuentas a los mexicanos que aspiran a vivir bien y seguros.

Aboquémonos hoy en uno de ellos: el sector salud, en el que los tabasqueños pueden dar testimonio de las graves carencias en servicios hospitalarios y en el desabasto de medicamentos, atribuidos a insuficiencias presupuestales y al manejo deshonesto de recursos que se asignan para adquisiciones y mantenimiento de equipos, y para compra de insumos médicos.

Los problemas afectan lo mismo a instituciones federales que estatales, tanto las que atienden a derechohabientes como las que brindan servicio a población abierta a través del llamado Seguro Popular, que fue el gran negocio en el último sexenio por los moches que se movían en las licitaciones y porque muchos recursos fueron a parar a los bolsillos de funcionarios que tuvieron la responsabilidad de dar atención con calidad y calidez a la población.

Hace tres meses, el Presidente López Obrador estuvo en Ticul, Yucatán. Allá se preguntó: “¿Qué vamos a hacer en salud en general?”. Respondió que no sólo se terminarán de construir y equipar hospitales y unidades médicas (306 en todo el país) que quedaron inclusos el régimen anterior y garantizar que den servicio, sino también resolver el problema de salud en el país, “porque es muy malo el servicio de salud pública”.

Ese 12 de abril, el jefe del Ejecutivo federal fue terminante en su juicio a los servicios médicos que recibe la mayoría de la población. “Eso que llaman Seguro Popular, ni es seguro, ni es popular, porque no hay médicos, no hay medicinas en los centros de salud, en los hospitales”, sentenció.

El propósito de su gobierno –apuntó– es que la atención médica y los medicamentos sean gratuitos; “todos los medicamentos, nada de cuadro básico”, a que tiene derecho el pueblo. Esto incluye también regularizar la situación de enfermeras, médicos y trabajadores de la salud, que están laborando desde hace años por honorarios o eventuales; “vamos a basificarlos”.

Y ese día presentó al tabasqueño Juan Antonio Ferrer Aguilar, como próximo director general del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, un organismo que suplirá al Seguro Popular y para el cual se está cocinando en el Congreso de la Unión el entramado jurídico que le dará forma y vigencia.

Para ello, la bancada de Morena presentó ante la Comisión Permanente una iniciativa para desaparecer el Seguro de Popular y en su lugar crear un nuevo organismo “encargado de garantizar el acceso universal a servicios de salud de calidad y medicamentos gratuitos de manera igualitaria y sin distinciones”.

El coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, argumentó que 67 millones de mexicanos no tienen ninguna cobertura de seguridad social y la estrategia instrumentada en 2004 no alcanzó la cobertura que se pretendía.

“Más de la mitad de la población en México no cuenta con seguridad social; sin embargo, el Seguro Popular después de 15 años en operación no ha logrado atender a la totalidad de población sin seguridad social y no ha cumplido su objetivo de garantizar un acceso universal a la salud”, expuso Delgado.

Y refirió que el Presidente López Obrador ha reconocido que lo peor que recibió de la administración pública pasada fue el sistema de salud; “está hecho un desastre y lo que vemos ahora son las consecuencias de muchos años de abandono de una política irresponsable y de una clara insuficiencia para atender la problemática que teníamos”. (La Jornada, 04Jul.2019)

“A casi 15 años de operación del Seguro Popular son tangibles las limitaciones de este modelo de financiamiento. No se ha logrado el acceso efectivo de acuerdo a la necesidad de las personas, toda vez que éste se encuentra restringido a la insuficiencia presupuestaria y a un catálogo limitado de servicios que no incluye todos los padecimientos”, enfatizó.

Delgado Carrillo explicó que el objetivo de su iniciativa es crear un sistema de acceso universal y gratuito a los servicios de salud y medicamentos asociados para la población que carece de seguridad social. Y destacó que el Instituto de Salud para el Bienestar tendría entre sus objetivos proveer y garantizar la prestación gratuita de servicios de salud y de medicamentos a dicho sector poblacional, así como impulsar acciones orientadas a lograr una adecuada articulación de las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud. (La Razón, 04Jul.2019)

No es sencillo el reto, en un sector plagado de deficiencias y obsolescencias tecnológicas, de insuficiencia de recursos materiales y humanos, y de vicios de quienes ven en la salud no la oportunidad de servir a la población sino de servirse. De ese tamaño es el reto del maestro Ferrer Aguilar, un tabasqueño que ha dejado constancia de probidad y capacidad en los cargos desempeñados.

AL GRANO

PUES YA HAY obra pública en marcha… Anunció ayer el gobernador Adán Augusto López Hernández, que destinará los seis meses que restan más de 800 millones de pesos para la rehabilitación de infraestructura carretera… Y comenzó con la reconstrucción de caminos maltrechos de Nacajuca…

Deja un comentario