Sin Rodeos

[Por Fernando Hernández Gómez]
fdohernandezg@hotmail.com
Descentralización, ¿viable?
Imagino que cuando el hoy Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y su equipo de asesores analizaron la posibilidad de emprender el plan de descentralización del gobierno de la República más ambicioso de la historia, lo hicieron en función de las potencialidades de cada región o entidad a la que trasladaría las dependencias u organismos federales.
Veintiún entes del gobierno federal saldrán de Ciudad de México para establecerse en otras tantas entidades, de las cuales ninguna ha manifestado su rechazo a esta estrategia de la primera administración morenista en el país, aunque tampoco han dicho que cuentan con la infraestructura y capacidades para acoger y brindar servicios eficientes a miles de empleados que se establecerán en sus territorios.
En Tabasco generó gran entusiasmo el anuncio que ha hecho López Obrador de que moverá a la Secretaría de Energía (Sener) y a sus 700 empleados a esta entidad. Se ha pensado que la dependencia que maneja las políticas que rigen a Petróleos Mexicanos (Pemex), Comisión Federal de Electricidad (CFE), Comisión Nacional de Hidrocarburos e Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) podría asentarse en Villahermosa o en Paraíso.
Rocío Nahle García, a quien el mandatario electo de México ha presentado como futura titular de la Sener ya vino a conocer inmuebles que pudieran albergar a dicha dependencia a partir del 1° de diciembre. Suponemos que la oriunda de Zacatecas está encantada con la idea de venir a radicar a Tabasco, dado que desde hace tres décadas es residente de la vecina Coatzacoalcos.
No creemos que exista problema para que la Sener pueda asentarse en una ciudad como Villahermosa que cuenta con gran disponibilidad de torres para oficinas y espacios habitacionales en buen número de fraccionamientos, o en Paraíso que es –junto a la capital tabasqueña y a la zona conurbada de Nacajuca– el municipio que mayor crecimiento ha tenido los últimos años.
Lo que no concibo es cómo la Dirección General de Pemex se establecerá en la vecina Ciudad del Carmen, una ciudad caótica para la movilidad y con infraestructura muy limitada. Más allá del beneplácito con que fue recibida la noticia por las autoridades campechanas, me pregunto: ¿Dónde van a meter a Pemex? ¿Acaso la oficina de su futuro director Octavio Romero Oropeza estará en una plataforma marina?
Fíjese que el presidente nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Alfredo Curi Pheres declaró que Puebla, Monterrey, Guadalajara, Villahermosa, Veracruz, San Luis Potosí y Mérida son las únicas siete ciudades que pueden recibir a los miles de burócratas federales que se mudarán de la capital del país con el plan de descentralización federal.
Incluiríamos, aunque en menor escala que cualquiera de esas grandes urbes, a Paraíso –no sólo a la cabecera sino a todo el municipio– como una opción viable para este propósito de descentralización. Esta demarcación experimentará un crecimiento nunca visto a partir de que inicie en Dos Bocas la construcción de la nueva refinería para producir gasolinas y se establezca lo que será la Zona Económica Especial (ZEE) del corredor petrolero.
De esto habló hace un par de días el empresario, consultor en seguridad y político Miguel Ángel Valdivia de Dios, quien apuntó que la costa tabasqueña se vislumbra como el nuevo corazón de la economía estatal a partir del nuevo boom petrolero y logístico.
Quien hace tres décadas fue uno de los impulsores de que la terminal marítima Dos Bocas diera paso a un puerto con fines comerciales, refirió que Tabasco tiene todas las condiciones para dar el último estirón, pues tendrá Presidente de la República, gobernador y demás autoridades de una misma corriente ideológica, lo que difícilmente se volverá a repetir en este siglo.
Autor del análisis intitulado Polo de Desarrollo en el Golfo de México con base al Petróleo y Gas, Valdivia de Dios recalcó que es hora de voltear a ver a Paraíso y Centla como el polo de desarrollo estatal y dejar atrás el municipio de Centro que por tantos años fue el corazón de la economía estatal. “Yo lo que quiero es que nos focalicemos ya en la costa”, enfatizó. (Noticias en Flash, 14Ago.2018)
Aquí lo hemos dicho: hay que ponerse las pilas para el boom que viene. A ello se refirió ayer en Telerreportaje Andrés Manuel López Obrador cuando pidió el apoyo de los tabasqueños porque de nuevo se va a extraer petróleo en Tabasco –donde se abandonó la actividad extractiva–, además de Chiapas y Veracruz, y se va a construir una refinería en Paraíso.
Y un dato de que lo que viene va a ser en grande, lo dio Federico García Mallitz, miembro del Consejo Nacional Energético, quien puntualizó que a pesar de la transición en el gobierno federal y de lo que pueda suceder con la reforma energética, las empresas que ganaron rondas en Tabasco siguen llegando y ya están contratando personal. (Telerreportaje, 15Ago.2018)
Hay que prepararse, pues. De lo contrario, otros se llevarán de nuevo todo.
AL GRANO
NOS DICEN que los tabasqueños se encuentran en el promedio nacional de la felicidad… Según el Instituto de Ciencias de la Felicidad de la Universidad Tec-Milenio, del 0 al 10, Tabasco tiene una calificación de 7.9 de acuerdo a lo felices que dijeron ser los tabasqueños a través de una encuesta… O sea que nos podrá estar llevando la ching… pero somos felices… Sea pues.