Consuma Leones de Yucatán su cuarto tirulo en LMB

[Redacción]
Yucatán recibió la Copa Zaachila de manos del CEO de la LMB, Javier Salinas, y de esta manera sumaron una estrella a los títulos de 1957, 1984, 2006 y 2018, los dos últimos curiosamente los lograron ante los Sultanes en siete juegos
Mérida, Yucatán.- Los Leones de Yucatán conquistaron su cuarto título en la Liga Mexicana de Béisbol, al vencer esta noche en el séptimo juego de la Serie del Rey a los Sultanes de Monterrey con apretado escore de 4 por 3, apoyados con cuadrangulares de Luis Juárez y Sebastián Valle, y buen pitcheo de cuatro lanzadores.
Y es que los melenudos se convirtieron en el primer equipo que conquista el título de la LMB ganando todos sus partidos de locales. Los Sultanes no pudieron ganar en el Kukulcán Álamo, que esta noche registró un lleno hasta las banderas, y esa fue la clave para que se ahogaran en la orilla.
Doce años después, los Leones, de la mano de Roberto “Chapo” Vizcarra, volvieron al trono del añejo circuito, añadiendo su cuarta estrella. Vizcarra no ha perdido ninguna final en la LMB, al ganar su tercera corona, además de una que ha conquistado en la Liga Mexicana del Pacífico.
Leones se fue al frente con una carrera en el primer innings, y Sultanes empató en la segunda y se fue arriba en la tercera con un registro, pero los Leones le dieron espectacular voltereta a la pizarra con bambinazo de dos carreras de Luis Juárez, quien se llevó por delante a Rubén Sosa.
En la cuarta Sebastián Valle le puso la cereza al pastel y produjo la carrera del título, con solitario bambinazo por el prado derecho.
La victoria fue para el abridor cubano Yoanner Negrín (1-1), con salvamento para el estadunidense Chad Gaudin (3). Perdió el también abridor, el zurdo Marco Tovar (0-1), con relevos de Manny Acosta y Nick Struck.
Yucatán recibió la Copa Zaachila de manos del CEO de la LMB, Javier Salinas, y de esta manera sumaron una estrella a los títulos de 1957, 1984, 2006 y 2018, los dos últimos curiosamente los lograron ante los Sultanes en siete juegos.

Deja un comentario