Sin Rodeos

Por Fernando Hernández Gómez

fdohernandezg@hotmail.com

Salud, en terapia intensiva

El primer régimen morenista recibe un sector salud con graves dolencias, que han obligado al gobernador Adán Augusto López Hernández a solicitar apoyos extraordinarios en la administración federal para atender de manera urgente el desabasto de medicamentos, material de curación e insumos, que ha agravado la crisis hospitalaria en la entidad, que estalló a fines del granierato y se prolongó todo el nuñismo.

Aunque en el sexenio que recién terminó a los tabasqueños nos vendieron el cuento que la crisis se iba superando año con año, que el estado iba saliendo del escollo atribuido a la corrupción que imperó en el periodo 2007-2012, al final de la administración que encabezó el perredista Arturo Núñez Jiménez el caos en los nosocomios de alta especialidad fue tal que tuvieron que recurrir a la caridad ciudadana para paliar las necesidades de insumos médicos.

Mucho alegó el ex mandatario que la crisis se derivó no de desvíos de recursos públicos –de lo que acusó a su antecesor Andrés Granier Melo, hoy a punto de salir libre por la debilidad de las acusaciones que lo llevaron a prisión–, sino de la falta de liquidez en las finanzas estatales por la caída de precios y producción petrolera, cuya renta ha sido el pilar de la economía tabasqueña.

Nunca se esclareció por qué si faltaban medicamentos en los hospitales, en boticas particulares se surtían recetas con fármacos para uso exclusivo del sector público, mientras los familiares de los pacientes tenían que costear con recursos propios los artículos requeridos en las intervenciones quirúrgicas.

Ahora nos enteramos, también, que el último de los cuatro secretarios de Salud del nuñismo, Rommel Cerna Leeder, habría sido grabado infraganti pidiendo un moche para que pagara la factura a un proveedor de insumos.

El mismo ex funcionario aseguraba que con los recursos adicionales que le había autorizado en 2018 el entonces jefe del Ejecutivo y con una compra consolidada de medicamentos, se garantizaba el abasto no sólo para el fin de sexenio, sino para que la nueva administración estatal arrancara sin problemas.

Hoy sabemos, por lo declarado por la nueva secretaria de Salud, Silvia Roldán Fernández, que el tamaño del desabasto encontrado en hospitales y unidades médicas oscila entre 90 y 95 por ciento en algunos casos.

Para tomar el pulso al sector salud y determinar las primeras acciones para sacarlo de la crisis, el gobernador Adán López inició un recorrido por nosocomios públicos, y ayer le tocó al Hospital de Alta Especialidad Juan Graham Casasús, donde entregó una dotación de fármacos del cuadro básico y material de curación que garantiza los requerimientos de todo este mes. Después, dijo, vendrán los medicamentos especializados, “y vamos a venir la próxima semana a ver lo del mantenimiento de los equipos”. Posteriormente visitará los otros tres hospitales públicos de la capital: del Niño Rodolfo Nieto Padrón, Gustavo A. Rovirosa, y de la Mujer.

Como se trata de proveedores locales que surten los pedidos, el mandatario les pidió “no mandarse” con los precios, pues en el pasado se inflaban los costos de los insumos y eso contribuyó a la crisis hospitalaria; de allí que insistiera a los empresarios del ramo farmacéutico en que actúen con transparencia y honestidad. “Va a haber para todos, pero tienen que apoyar”, remarcó.

“Se trata de que regularicemos la insuficiencia que se vive en los hospitales del estado”, puntualizó López Hernández durante su recorrido por el almacén de ese nosocomio, que estará resguardado por la Policía Bancaria para evitar el robo de materiales. Según la titular de Salud, Silvia Roldán, en cuatro meses quedará resuelto el problema de desabasto de medicamentos e insumos.

Se trata de las primeras acciones para atender la crisis hospitalaria, de un sector que –como sucede en todo el país– está hoy en terapia intensiva. Se requerirán inversiones millonarias para que los nosocomios públicos puedan recuperarse y brindar servicios de calidad a la población.

De eso habló ayer, en Morelia, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien anunció que los servicios de salud en México serán del nivel que se brinda en Canadá, Reino Unido o Dinamarca, y estimó que en dos años se podrá ver la mejoría de un sistema que hoy se encuentra en situación crítica, y se garantice el derecho a la salud de los mexicanos.

AL GRANO

YA HAY POLÍTICA INTERNA… Fíjese que en la Secretaría de Gobierno, con diálogo y voluntad para llegar a acuerdos, se están destrabando los conflictos que durante todo diciembre y todavía el último día del año, mantuvieron en jaque a los tabasqueños con los cierres de avenidas y carreteras… Desde el miércoles 2, en la dependencia a cargo de la política interna de la entidad, los grupos de burócratas inconformes fueron atendidos por su titular, Marcos Rosendo Medina Filigrana, y por el secretario de Administración, Óscar Palomera, así como funcionarios de las áreas involucradas… Por ejemplo, a los jubilados y pensionados del ISSET les garantizaron que el 15 de enero les pagarán lo que se les resta del aguinaldo…

MARCOS ROSENDO MEDINA también estuvo con representantes de los sindicatos del Cobatab, y Cecyte, para acordar fechas en las que pagarán las prestaciones pendientes de pagárseles… El compromiso es que antes del 15 de febrero ya no se le deberá nada a nadie que en derecho lo merezca… “La nueva Secretaría de Gobierno es para resolver las problemáticas dialogando; aquí no hay ánimo de espionaje, ni de represión”, afirmó el número 2…

HABLANDO DE DIÁLOGO, integrantes de la Barra Tabasqueña de Abogados se reunieron ayer con el presidente del Poder Judicial, Enrique Priego Oropeza, y el magistrado Gregorio Romero Tequextle, a quienes manifestaron sus deseos de trabajar de manera conjunta en esa nueva etapa…

Zona de los archivos adjuntos